CLASES PARA EMPRESAS

Ofrezco clases de Pilates y Yoga diseñadas para el ambiente empresarial, enfocadas hacia los ejecutivos y empleados con el fin de ofrecerles un apoyo que les permita alcanzar un rendimiento más alto en sus funciones, gran bienestar físico, mental y emocional, resultando en grandes beneficios para ambos: la empresa y el empleado.

Empresas que han descubierto los beneficios de este Programa

La lista de clientes incluye especialmente a P&G (2008-2012) y el Instituto Cervantes de Madrid (2010…), quien por la experiencia tan positiva que ha tenido contrata estos servicios de forma contínua desde hace más de diez años.

Algunos de los Beneficios de Mente Sana en Cuerpo Sano  y de Pilates y Yoga en la Empresa

clases_para_empresas_01_sLa práctica de Pilates y Yoga en la oficina ayuda a aumentar la comodidad física, capacidad de respiración para disipar la mente y oxigenar el cerebro aumentando  su claridad mental, así como la capacidad creativa necesaria para encontrar alternativas, soluciones y nuevas ideas.

El ejercicio físico ayuda a que se eliminen las toxinas del cuerpo,  corrige la postura,  y la actitud corporal y mental cambia por la recarga de energía renovadora. 

Lógicamente todo esto conlleva a rendir más  y mejor, haciendo que pueda cambiar la forma de “estar” frente a uno mismo y al mundo.

 

Las investigaciones modernas indican que es de suprema importancia  que cada persona haga un paréntesis en su jornada laboral para apartarse de la mesa de trabajo, dejar de lado por un instante las situaciones comprometidas que se presentan día a día, ya que estas condiciones merman la energía, afectan al cuerpo y a la mente, así como también al estado anímico y la dinámica de trabajo.

El ofrecer las clases de Pilates y Yoga en el espacio de trabajo implica que no habrá que perder tiempo en desplazarse.  Al no perderse el tiempo y sentirse más a gusto dentro de su ambiente laboral, la interacción entre los empleados mejora y pueden dedicarle más energías productivas a sus funciones.

 

clases_para_empresas_02_s

Las largas horas frente a un ordenador y sentado en la silla, van generando desgaste visual, daños al cuerpo por los movimientos repetitivos, malos hábitos de postura, y agotamiento mental, lo cual contribuye al deterioro general de la persona y a disminuir su bienestar, salud, y rendimiento, todo lo cual se ve, de una forma u otra, reflejado en la labor.

Es curioso notar que 85% de las quejas de dolor de espalda que degeneran en problemas requiriendo cuidados médicos, se deben al desbalance en los músculos posturales del torso.  Es sabido que manteniendo el cuerpo estirado, muscularmente tonificado y balanceado se protege este aspecto de la salud de su empleado, evitándose así visitas a los médicos y tiempo de enfermedad por problemas vertebrales.

Después de finalizar una sesión de clase, la energía se renueva, se crea una nueva conciencia haciendo que haya una mejor disposición para poder continuar con la jornada de trabajo, tornándose no tan solo más agradable, sino con una mente capaz de procesos mentales de grado superior.

Testimonios

Es importante hacer una mención personal de Ginny, nuestra profesora de Pilates desde hace más de cinco años. Siento por ella un afecto muy especial porque, además de valorar su profesionalidad, sus conocimientos y su excelente disposición, veo que tiene una convicción profunda en lo que hace, disfruta cada día de su trabajo y procura siempre dar la respuesta más adecuada a lo que el grupo necesita en cada sesión. Tiene una especie de “antena” que le permite captar el estado de ánimo, las necesidades y la disposición del grupo en cada clase y es capaz de elaborar toda esta información sobre la marcha para conducir los ejercicios en la dirección que sea más provechosa para todos (y para cada uno). Además, su estado de ánimo siempre positivo es realmente contagioso y logra que la clase de Pilates sea un espacio en el que se equilibran el esfuerzo y el disfrute, la activación y la relajación. En estos cinco años nunca he visto decaer a Ginny en su fe en lo que hace, en su empatía con nosotros o en su generosidad a la hora de darse, con control y cordialidad, conocimiento técnico y empatía. La verdad es que otros periodos de Pilates que he tenido sin Ginny no han tenido nada que ver con la experiencia que vivo con ella. Gracias, Ginny, por lo mucho que nos has dado en todos estos años”.  
Álvaro García Santa-Cecilia (Instituto Cervantes de Madrid)

(haz click aquí para ver más testimonios)